Economía circular: un reto para México

La economía circular

Nuestra manera de diseñar y producir cosas está cambiando y la economía circular podría ser una respuesta ante la necesidad de transformar nuestros modelos de producción lineales a modelos circulares.

La economía circular ofrece un ciclo continuo de desarrollo positivo que conserva y mejora los recursos naturales, optimiza el uso de los recursos y minimiza los impactos negativos al gestionar una cantidad finita de existencias y flujos renovables. 

El caso de México

Aunque México ha tomado acciones importantes para enfrentarse a los retos que impone la crisis medioambiental, existen barreras que aún no nos permiten potenciar el desarrollo de este modelo, como las siguientes:

  1. Se ve como un costo, no como una inversión
    A pesar de que la economía circular es una oportunidad, dada la complejidad y los cambios a nivel sistémico que representan sus soluciones, resulta complicado verla como una opción económicamente viable. 
  2. La colaboración no es parte de nuestra cultura de aprendizaje
    No somos una cultura ampliamente abierta al cambio; sin embargo, la colaboración y reflexión a nivel sistema, a través de alianzas con distintos actores, son necesarias para la transformación e indispensables para lograr impactos significativos. 
  3. Aún no existe un marco regulatorio
    Aunque en México se definen buenos planes políticos, históricamente, la ejecución de dichos planes suele ser obstaculizada por factores como corrupción, informalidad y en general, una falta grave de mecanismos para la aplicación de regulaciones. 
  4. Ver a los consumidores como una oportunidad, no como un problema
    Una carencia importante es la falta de concientización en los consumidores sobre el tema, al igual que la falta de alternativas en el mercado para consumir de forma responsable. El reto va más allá de solo ofrecer propuestas de valor sustentable, ya que las empresas necesitan construir la infraestructura adecuada para cumplir con dichas promesas y empujar esfuerzos de mercadotecnia necesarios para su promoción.

En conclusión, los retos se acentúan si consideramos que esta transformación no solo requiere cambios en el reciclaje y reúso de desperdicios, sino también cambios en la forma de producción y consumo. Los sistemas institucionales deben también ser partícipes de los cambios alrededor de actividades como la legislación, la educación, la transferencia de conocimiento, la concientización ambiental y la cultura de emprendimiento.

Aún queda mucho por hacer para transformar los modelos lineales de “extracción-producción-desecho”, sin embargo el interés del sector privado, el carácter internacional de la economía mexicana y el apoyo de otros países, son aspectos que suman positivamente a la promoción de la economía circular en el país. 

______

Para conocer más
La fundación Ellen MacArthur desarrolló un diagrama mariposa que ilustra los posibles flujos continuos de materiales técnicos y biológicos a través del círculo de valor, el cual está continuamente retroalimentandose. También muestra los tres principios en los que se basa la economía circular: proteger y recuperar la riqueza natural, aprovechar y aumentar el uso de recursos e impulsar la capacidad y eficiencia del sistema. 

Referencias
Dieleman, Hans & Martínez Rodríguez, María. (2019). Potentials and Challenges for a Circular Economy in Mexico: Texts and Studies in the History of Philosophy.